Daño Psicológico. Daño Psíquico. Daños y Perjuicios


Daño psicológico no es una categoría legal de índole autónoma, se entiende a la indemnización que se demanda para resarcir al actor. Es decir que el daño psíquico constituye una variante de daño patrimonial indirecto cierto y futuro.

periciapsicológica.com: para saber en qué casos es factible plantear una demanda por consecuencias psíquicas, podemos asesorarlo. Daño psicológico, un concepto que requiere un encuadre profesional.

Daño Psicológico 

Si bien según lo establecido por el daño psicológico no es en rigor una categoría legal de índole autónoma, se entiende como tal a la indemnización que se demanda para abonar el tratamiento que tendrá que seguir la víctima. Es decir que el daño psíquico, como también se lo conoce y refiere, constituye una variante de  daño patrimonial indirecto cierto y futuro.

Para el tema del daño psicológico esta sería en líneas generales una definición válida,   que si bien no explica puntualmente qué es el daño psicológico, o cuáles son sus características, permite comprender en qué contexto se lo comprende, y cuál es su alcance.

El hecho de no ofrecer una definición más explícita de daño psicológico, o indicar qué es un daño psicológico per se, tiene que ver entonces con que es una categoría cuyo alcance legal se vincula con otra que sí está pautada por el Código Civil: nos referimos, claro está, a la categoría de daño patrimonial.

En la medida en que se acredite que es necesario que el damnificado deba llevar adelante un tratamiento para superar el trance en que se encuentra, existen daños y perjuicios a los que se debe dar acogida legal. En tales casos, se habla de daño psicológico. Cualquier situación que lleve a incapacidad psicológica o incapacidad psíquica se pondera o tasa de manera conjunta con los temas patrimoniales: es decir que el juez debe expedirse sobre qué daños patrimoniales y espirituales – es decir el daño moral generó la situación en la persona en cuestión.

Una situación de daño psicológico genera un menoscabo que puede tener consecuencias tanto de índole patrimonial, como en la vida vincular de la persona. Por eso es que tienen acogida estos casos y se puede llevar adelante una demanda por daño moral y psicológico en Argentina. 

En la práctica, suele ocurrir que las cuestiones del daño moral y psicológico se entrecruzan. La recomendación general es considerarlas en su conjunto a fin de que no se incurra en una indemnización doble. Para que una persona pueda llevar adelante una demanda por daño psicológico y moral y obtener la indemnización correspondiente habrá que demostrar que sufrió suficientes perjuicios de índole extra patrimonial, que hagan sustentable el reclamo.  Mediante prueba testimonial ya resulta admisible la demanda por daño psicológico laboral, por ejemplo, que más adelante será contemplada dentro de una evaluación pericial por parte de psicólogos forenses

La pericia psicológica o psiquiátrica – o lo que es similar, el test para evaluar daño psíquico-  es otro medio probatorio. En sí misma la pericia no es requisito para la admisibilidad de la demanda por daño moral y psicológico, aunque constituye por cierto un recurso adicional de relieve.

 

Daño Psíquico

 

Para quienes de buenas a primeras podrían pensar que el daño psicológico es un concepto algo brumoso, en los hechos ante una demanda por daño psicológico laboral se evalúa el daño considerando al perjuicio de índole psicológica y espiritual que la situación generó en la persona, y las concomitantes limitaciones y reducciones patrimoniales que generará en virtud del impacto sobre su vida laboral y vincular en su conjunto. No obstante, como decíamos, a la hora de juzgar estos casos no cabe duplicar la indemnización considerando por separado conceptos como el daño psíquico y el moral. Es decir que el daño psíquico o psicológico no es autónomo del moral; lo que sí podríamos decir es que el primero agrava al segundo, en la medida en que existe un menoscabo espiritual real imposibilitante, además de una afrenta a la honra y buen nombre de la persona.

Ahora bien, como tampoco se trata de tomar estos conceptos y situaciones a la ligera, hay situaciones en las que se puede demandar por daño psicológico, y otras que realmente no lo ameritan. En esto hay mucho de sentido común, y también –ya que para que haya justicia debe haber evidencias palpables- de posibilidades probatorias. Al contactarse con los profesionales que conforman nuestro staff le indicarán si en su caso se puede demandar por daño psicológico y si eventualmente, de llevarse a cabo una acción legal, hará falta o no llevar adelante una pericia psicológica por daño psíquico.

 

Daños y Perjuicios

 

Por ejemplo mucha gente nos consulta si existe daño psíquico castex en el no reconocimiento de la condición de hijo por parte de un padre abandónico. Para que el perfil psicológico de un niño pueda desarrollarse de modo sano, este reconocimiento es clave, con lo cual en principio la pregunta tiene asidero. Aunque el tema en sí debe evaluarse en profundidad según el caso.  

Hay autores que definen qué es el daño psicológico como perturbaciones patológicas permanentes o transitorias de un equilibrio psíquico anterior. Esta perturbación fue ocasionada por un evento puntual, o por varios, que transformaron la personalidad de la persona que padeció el daño psíquico, dando lugar a alteraciones en el plano de las ideas, de la voluntad o a nivel afectivo, que modifican su modo de interactuar con el entorno. Esta definición general de daño psicológico puede ayudar a circunscribir el tema.

Para casos más específicos, como por ejemplo el de la violencia en el hogar, se habla de daño psíquico como la disfunción y/o desequilibrio que resulta de uno o varios eventos traumáticos caracterizados por haber una relación personal de relieve de la que se esperaría apoyo y protección, con lo cual el trauma o la lesión plantean consecuencias con agravantes.

Como se ve, el tema del daño psicológico o psíquico plantea cierta precariedad conceptual. Al conversar con nuestros expertos, podrá comprender mejor sus alcances en la práctica de la psicología forense y su encuadre legal. ¡Contáctenos!.

Tiene alguna pregunta ?

No dude en contactctarnos para que le brindemos nuestro asesoramiento integral.
+ 54 11 4195 8566

Siganos

Ingresa tu email si quieres recibir novedades!

Consultorios

Sede Recoleta, C.A.B.A.
Marcelo T. de Alvear 2331

Sede Ramos Mejía, La Matanza
Belgrano 123, oficina 4